Cómo viajar siendo paciente con cáncer

Viajar es la única cosa en común, en la lista de vida de la mayoría de las personas, y cuando a alguien se le dice que tiene cáncer, es posible que desee hacer un buen viaje antes de que comience su tratamiento, dependiendo del diagnóstico y de si su plan de tratamiento en particular permite  demora. En otros casos, los efectos del tratamiento del cáncer no son tan graves como para impedir que un viajero, viaje.

Puede obtener más consejos e información para sobrellevar y sobrevivir al cáncer en Preferente, el sitio web da información sobre todo tipo de noticias y entre ellas las relacionadas a Salud.

¿Cuáles son los riesgos de viajar con cáncer?

Algunos de los riesgos más importantes que enfrentan las personas con cáncer cuando viajan incluyen:

Riesgo de infección: si está recibiendo quimioterapia, existe un riesgo significativamente mayor de infección. Para algunas personas, el riesgo de infección es tan alto que su médico recomendará evitar los viajes mientras recibe quimioterapia.

Restricciones para volar: algunas personas con cáncer no pueden volar porque los niveles de oxígeno y los cambios en la presión del aire a grandes alturas pueden ser peligrosos. Además, no se recomienda viajar en avión durante los 10 días posteriores a la cirugía por las mismas razones, junto con el riesgo de linfedema o hinchazón en las extremidades de las personas a quienes se les han extraído los ganglios linfáticos.

Riesgo de coágulos sanguíneos: especialmente para una persona con cáncer, el riesgo de coágulos sanguíneos, también llamado trombosis, es potencialmente mortal. Es posible que una persona con cáncer no pueda hacer un viaje prolongado porque no debe permanecer sentada por mucho tiempo.

Baja energía: en muchos casos, los tratamientos para el cáncer causan fatiga, y a veces fatiga severa después del tratamiento y esto puede limitar la capacidad del viajero. A menudo, las personas desean celebrar el final de su tratamiento, pero generalmente se advierte a los pacientes que lo retrasen hasta que sus niveles de energía regresen para que puedan disfrutar de su viaje.

Uno de los riesgos de los que no se habla a menudo, es la resistencia que puede enfrentar con familiares y amigos cuando decide hacer un viaje después de su diagnóstico. No podemos decirle cómo manejar este riesgo en particular, pero esperamos que seguir los consejos que se detallan a continuación, le ayuden a mejorar su mente.

Consulte con su médico primero

Como es de esperar, es fundamental que un paciente con cáncer que quiera viajar consulte con su médico primero por varios motivos:

▪ Quieres estar seguro de que es seguro viajar.

▪ Quiere saber qué precauciones tomar mientras viaja.

▪ Quiere saber qué hacer si se siente enfermo durante su viaje.

▪ Desea saber si hay alguna vacuna necesaria antes de su viaje.

▪ Quieres cubrir su viaje con seguro de viaje.

Idealmente, al trabajar estrechamente con su médico, puede determinar si el viaje que desea realizar se puede hacer con éxito ahora o si debe esperar hasta que se complete su tratamiento y se haya recuperado por completo.